viernes, 24 de diciembre de 2010

No seas tonto e inténtalo. Inténtalo por una vez. te puede salir bien y yo estaría realmente contenta si por ésta ocasión me llamas y me dices: “Ales, creo que me he enamorado”. Es algo que quizás no puedas comprenderlo muy bien ahora, pero es que tu naturaleza pragmática en ocasiones no te deja disfrutar de esas pequeñas cosas que tiene a vida, de esos pequeños gestos... Y no te deja porque ya sé bien el dolor que has llevado por dentro aunque tú me repitas constantemente que eso es agua pasada. Pero tienes que pasar de página, tienes que volver a hacerlo. Y si alguien en este mundo se merece algo increíble y emocionante, algo que le desbarajuste, que le enternezca y le convierta en el hombre que siempre ha querido ser, ese alguien eres tú. Y me siento muy feliz de que este año que pasa me haya descubierto a una persona como tú. Tan distinta y tan parecida a mí al mismo tiempo.
(Una vez me pediste que hablara sobre ti, y bien, no me voy a poner a desvelar tu identidad ni a contar cosas que ya sabes de sobra que no voy a contar, pero todo esto es para ti. No se me ocurre otra manera.)

Me alegra que seas un gran amigo.

Y hazme caso, lánzate a la piscina. Y no tengas miedo.
Miedo lo tenemos todos.

2 comentarios:

  1. Mira que si luego no hay agua?

    Y si está fría?

    Y si no haces pie?

    ResponderEliminar