domingo, 16 de marzo de 2014

por Travis

Hoy he vuelto a escuchar a Travis, después de muchos años. 
La vida pasa mucho más deprisa de lo que pensaba, me he plantado con 29 años, casi… y mira tú. Alguna cosa he cambiado, algunas bastantes, pero otras tantas siguen como antes. 
Me sorprende encontrarme con viejos amigos y ver que a veces retomas las conversaciones justo en el mismo punto en el que las dejaste, como si hubieses hecho un paréntesis y después comenzar de cero. Es muy curioso. A día de hoy, pues bueno, os puedo contar que trabajo en lo que siempre había querido, que me sigo formando para ser todavía más competitiva en mi sector y que tengo a mi lado a alguien muy especial, a alguien en el que verdaderamente confío. 
Podría pedir más, pero quizás ya fuese demasiado. 
Podría pedir que todas personas a las que quizás haya hecho daño en mi vida, sin querer, me perdonasen, que seguro que existen quienes me guarden rencor. De verdad que lo siento.
Podría pedir que cada uno de nosotros realizase un ejercicio de introspección cada vez que se muestran ante un problema y que entendiesen que a veces, el punto de vista deforma las situaciones y que existen tantas razones como personas, que no hay una verdad absoluta y que bueno, no siempre la culpa de todo es de los demás, nosotros también tenemos nuestra parte. 
De paso también añadiría un poco de coherencia y de paciencia. 
Alguna que otra dosis de humor y de tomarnos las cosas menos importantes más a la ligera, guardar la fuerza para seguir luchando en este entorno donde nos encontramos, tan negro y tan abstracto… no nos vendría mal volver a sonreír.
Podría pedir que intentáramos ser más honestos, también más humanos y quizás incluso más amables. Sentirse bien hace que los demás se sientan bien y viceversa, hacer que los demás se sientan bien, nos hace sentir bien. 



Cuántas cosas cuento y de cuántas me quejo. Pero bueno, hoy tengo el día de esos en los que me doy cuenta de que tengo mucho por andar y por reconstruir. Tengo ganas de hacerlo. 



Voy a seguir escuchando a Travis








miércoles, 12 de febrero de 2014

Razones

La razón es aquello que varía de interlocutor y de instante y existen razones como personas sobre la faz de la tierra. Cada uno opina lo suyo con sus hechos y con sus actitudes, aptitudes, capacidades, carácter o personalidad...
Partiendo de la base de que todo es válido, todavía no entiendo por qué a veces anteponemos las diferencias que tenemos frente a un hecho a la unión que alimentaba una amistad.
La vida me ha estado enseñando a ser más comprensiva y más paciente, a saber escuchar, a reflexionar, a entender que no siempre las cosas son como yo creo, a pedir perdón, a saber perder.
Pero entre todas esas cosas también me ha estado enseñando que todo lo anterior mencionado está muy bien, pero existen unos límites.
Cuando se pasa la barrera, mal.
Nos toman por tontos y tampoco es eso.
O bueno, que nos sigan tomando por tontos.

martes, 28 de enero de 2014

EMPEZAR DE CERO DESDE 210.000



El 2013 fué un año de mierda.
Podría enumerar un montón de situaciones surrealistas, cómicas y dramáticas pero en vez de eso lo que voy a hacer es ignorarlo y listo.
(Es lo que hacen muchas personas ante los problemas, ignorar, y ¡plof! las cosas desaparecen, es maravilloso! ¿por qué a mí no me iba a surtir efecto?)
Por otro lado, no sé si existe alguien ya que me lea, es cierto que poco tengo yo que enseñar a nadie, pero bueno, (tampoco trato de hacerlo, que conste) el que lo haga, sólo decirle que ha llovido ya mucho desde comencé mis andanzas por las redes y de que soy bastante más afable y desconfiada que nunca.
Razones no me faltan. Pero eso sí, mi humor ácido y mi sarcasmo se han incrementado en razón 1 a 10. Y entonces resumo: esto es para pasárselo bien, para compartir puntos de vista, dialogar, pensar... No voy a entrar el trapo en sandeces, aviso.

Lo mejor de esta vida es, en el fondo, que uno puede empezar de cero cuando quiera y es un derecho que nadie nos puede arrebatar. Tenedlo en cuenta. ;)
Así que os presento a la nueva Ales y voy a hablar en tercera persona las veces que quiera.

¿Va todo bien por ahí?

lunes, 5 de diciembre de 2011

2011

Siempre que llega diciembre nos da por hacer el recuento/resumen de lo acontecido a lo largo del año... Bueno, no sé si el resto de la humanidad lo hace, pero yo sí.
Este 2011 ha dado para muchas cosas, buenas y malas, negras, azules, rojas... Ha sido bastante raro e incomprensible en muchas ocasiones y en otras tantas demasiado obvio. A lo largo de estos trescientos sesenta y cinco días he tenido momentos de toda índole: alegrías, penas, entusiasmos, decepciones, pasiones, quebraderos de cabeza, amarguras, ilusiones... Pero lo más importante y destacable en este año, en lo que más he aprendido y madurado es en el terreno de la amistad. Así de repente me he encontrado en mi camino con personas maravillosas, con ese tipo de gente que sabes que está ahí, personas francamente increíbles, sinceras, verdaderas, especiales... por las cuales daría mi brazo a torcer un millón de veces ya que, a pesar de nuestras diferencias, me aportan todo ese montón de cosas y de sensaciones que en ocasiones a mi me faltan, o que simplemente no poseo. Me complementan, me hacen sentir bien... y con las cuales me encanta compartir todos los momentos y todas las cosas que me ocurren a diario, sean más o menos importantes. Y me escuchan y me hacen sentir querida. (Y no lo cambio por nada, aunque a veces duela)
Del mismo modo también he tenido momentos de decepciones, de intentar creer que todo el mundo espera de la amistad lo mismo que espero yo misma, no siempre todos estamos en el mismo nivel, eso es cierto, pero existen unos mínimos, existe una barrera infranqueable que de repente algunos sobrepasan y e la que ya no existe marcha atrás. No voy a intentar cambiar a nadie, a estas alturas del cuento es algo ya imposible, así que no me sirve de nada luchar por lo que no se puede luchar. Mi concepto de las amistad va más allá quizás de lo que mucha gente pueda interpretar, para mí lo es todo, o casi, puesto que con la amistad en muchas ocasiones relleno la falta de cariño que no se ve compensada por otro lado... Son muchos años ya fuera de casa, son muchas cosas, son muchos golpes los que nos ha dado la vida y son muchos huequitos por rellenar. No necesito un gran amor por el cual olvidarme del mundo y de mi misma, necesito un montón de pequeños amores, que son mis amigos y que sé que no me van a fallar, que sé que van a estar ahí cuando les necesite, que sé que pueden confiar en mí tanto o más que en lo que yo confío en ellos mismos, que sé que me quieren a pesar de que no podamos vernos a diario, pero están... con eso me sobro y me basto. Que se que son especiales y personas extraordinarias, porque me lo demuestran, porque me hacen sentirlo y tener ganas de pregonarlo a los cuatro vientos... Y me apoyan, me consienten, me toleran, me entusiasman, me llenan... Y tener sed de aprender y de compartir con ellos más y más. Todo esto es lo más grande que me ha dado el 2011. Y es una lástima que ya no pueda contártelo, pero supongo que ahora ya no tendrás tiempo ni tan siquiera para leerlo, ni tiempo ni ganas, así que me quedo más tranquila.


Gracias.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Las personas más bonitas son las que peores cosas reciben a cambio. Hay que joderse. Me llena de rabia.

domingo, 27 de noviembre de 2011

miércoles, 23 de noviembre de 2011

deuxdesucre en Facebook.

Como soy incapaz de hacer una etiqueta con un botón que redirija la página a facebook, os recuerdo que también podéis seguir mis cosas por allí. Podéis pinchar aquí




:) 




(Y mañana doy una conferencia y estoy de los nervios)
Yo no quiero robarte el sueño, tan solo pretendo que lo compartas conmigo.

martes, 22 de noviembre de 2011

lunes, 21 de noviembre de 2011


 Keep Pushing On - John Maus




Al parecer yo vivo en un mundo denominado "amarillo huevo". Oh, perdonad que discrepe, pero es que a mí nadie me ha regalado nada. NUNCA.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Los jóvenes de hoy en día nos creemos muy libres, pero yo opino que nos faltan agallas. No sabemos luchar, no tenemos metas, ni ilusiones, ni objetivos...  y así estamos dando vueltas como patos mareados todo el santo día. Bravo.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Por alguna extraña razón, que no logro comprender, me siento como si me hubiesen quitado un peso de encima, es verdad. Un día de repente te da por abrir la ventana y dejar que el aire fluya y observas todo lo que tienes a tu alrededor allí en el otro lado. Respiras aire limpio, suave y húmedo y te alejas de todo ese ambiente viciado en el que te encontrabas distorsionada hace unos cuantos días. De haberlo sabido de antemano lo hubieses hecho hace muchos meses atrás, claro, pero esto es como todo, que no te das cuenta de que estás mal hasta que llega un momento en el que te encuentras mejor y entonces piensas que antes realmente estabas muy jodida. Cosas de la vida. Ahora lo importante es no volver a caer en la humillación constante, cuando luchas mucho por algo o por alguien y no recibes nada, y sigues luchando y nada, y sigues y nada... te humillas. Nadie tiene que hacernos sentir mal bajo ningún concepto, nadie se merece que se sienta utilizado, ni herido, ni avergonzado de sus actos o de sus pensamientos. Ninguno de nosotros tenemos derecho a manipular a nadie según nuestra conveniencia. Y mucho menos nos tenemos que dejar manipular por personas egoístas, que no saben valorar tu apoyo en los malos momentos y que se olvidan de ti cuando por fin la vida les otorga de plena felicidad. No sé qué nos pensamos que somos, al parecer no creemos dioses, pues no es por nada, pero lo del monte Olimpo en el fondo era una fábula. Así que amigos, que cada uno piense lo que quiera y que actúe conforme le dicte su corazón, que no se reprima, que no se arrepienta... pero que sea consciente de que existen riesgos... de que existe el riesgo de que se encuentre delante de un corazón de papel, de papel arrugado.

A veces pasa.

jueves, 10 de noviembre de 2011

miércoles, 9 de noviembre de 2011


It Doesn't Take a Whole Week - Karaocake










(siempre he sido muy gata, las cosas como son)
En ocasiones hacemos muchas cosas que no significan nada y a veces también no hacemos nada por cosas que significan mucho. 

¿Por qué?

martes, 8 de noviembre de 2011

A pesar de que decida poner tierra de por medio, todos los días me dan ganas de saber qué tal te va y qué tal estás. Todos los días me gustaría enseñarte algo y compartir algunas risas... Pero yo que considero la amistad como el bien más preciado de todos y puesto que, visto lo visto, en el fondo yo no era nada más que un simple pasatiempo disuasorio, decido ponerle fin con mi más dolor de corazón.
Quizás algún día abras los ojos y te des cuenta de que las personas están ahí siempre, en todo momento y que no se puede prescindir de ellas cuando parece que todo nos marcha de puta madre. Así no funciona el asunto, así conmigo no funciona.
Sé que algún día te darás cuenta, si es que no te has dado cuenta ya.

viernes, 4 de noviembre de 2011