martes, 28 de septiembre de 2010

Y la hojarasca se entremezclaba con su ropa y las ramas de los arboles se enroscaban entre sus piernas... Le gustaba el otoño tanto como que la abrazaran por la espalda y le mordieran en el cuello... Se estremecía de tan solo pensarlo.



5 comentarios:

  1. Hola!
    Acabado de descubrir este blog (bueno, la verdad esque hace un buen rato porque no he podido parar de leer hasta llegar a tu entrada actual).
    Me encanta la frescura y franqueza con la que escribes y cuentas las cosas, tus pensamientos, las descripciones... te seguiré de cerquita ;)

    un saludo!

    ResponderEliminar
  2. tu blog es una pieza de arte. De verdad te lo digo, esque cada palabra es una cosa bella <3

    un abrazo, amo la fotografia!

    http://nospaceformycloset.blogspot.com/

    ResponderEliminar